Mujeres jóvenes: «Acérquense al feminismo porque el feminismo te empodera»

Conocer sus opiniones y reflexionar sobre la experiencia y el compromiso con el feminismo por parte de cinco mujeres jóvenes activistas, fue lo que pudimos disfrutar durante el tercer Intercambio de Experiencias de Mujeres Defensoras de Derechos Humanos de Nicaragua, Paraguay y Extremadura denominado: «Juventud y movimiento feminista».

Una sentada que prolongamos durante dos horas ante las intervenciones de Mey Peyote y Cristiana de ‘Las Malcriadas’ de Nicaragua, Olga Tostado Calvo y Mariana del Consejo de la Juventud de Extremadura, y Ana Villasboa de Presencia Joven en Paraguay que nos compartieron sus cuestionamientos ante un sistema machista, así como las realidades de cada uno de sus países en torno a la lucha por los derechos.

A continuación te hemos resumido algunos de sus comentarios más representativos en torno al feminismo, pero si quieres disfrutar de la charla completa puedes buscarla en nuestra fanpage de Facebook.

En un mundo adultista y machista ser mujer joven feminista no es tarea fácil, por eso desde su vivencia personal, ¿qué le recomiendan a otras mujeres jóvenes que se sienten atraídas por el feminismo?

Ana Villasboa (Paraguay): Para poder militar y poder dar el paso de articular se requiere de mucho trabajo, quizás empezar a cuestionar o a ver en la rutina diaria preguntar: ¿por qué vamos a permitir que sigan sucediendo estas cosas? Y después abarcamos otras cosas, pero siempre la actitud de poder ser feminista y poder darle a otras mujeres el bienestar de gozar sus derechos desde la casa, las comunidades, las escuelas. Yo recomendaría primero estar bien con una misma y luego encontrar el espacio y sino tiene un espacio lo puede formar.

Olga Tostado – Consejo de la Juventud Extremadura: Durante mi adolescencia no conocía un colectivo feminista, me parecían injustas muchas cuestiones, pero echaba de menos tener un espacio donde poder implicarnos. En una asignatura de educación para la igualdad me hablaron de feminismo y me fascinó, pero fue super tarde. A las chicas que están formando sus asociaciones, yo sé que les va servir para su propia vida. Para mí el activismo feminista ha sido clave en mi vida, llego muy tarde, pero yo haré lo posible para que otras chicas joven tengan el espacio feminista.

Mariana Couto – Consejo de la Juventud Extremadura : Yo empecé tarde, tenía 22 años, empecé afiliándome a mujeres jóvenes, pero es cierto que desde pequeña he sido rebelde porque siempre las injusticia me han afectado mucho. Luego empecé yendo a manifestaciones, y luego ya me apunté a mi entidad: Mujeres Jóvenes de Extremadura y empecé a participar y encontré la importancia de los espacios seguros. Yo aconsejo a todo mundo que se asocie, sea mixto o no, pero encontrar espacios con gente que tiene las misma inquietudes que tú, ganas de hacer un futuro y un presente mejor. A mí me ha cambiado mucho la vida por eso le aconsejo a todo mundo que se asocié.

Peyote – Las Malcriadas – Nicaragua : Me nombré feminista hasta después de los 20, era como el clásico: yo soy feminista pero, pero… después te vas deconstruyendo y te pasa como en los memes, que si antes te decían feminazi te dolía y ahora te vas empoderando en la medida que vas aprendiendo, pero claro ser feminista no es fácil porque la misma desconstrucción puede ser dolorosa.

Quitarte todo de encima no es fácil, pero si sos adolescente y traes la espina y tenes la suerte de toparte con el feminismo comenzá entrando; y no te apliques el feministómetro, no te culpes. Ser feminista es algo muy propio y cada una va ejerciendo el feminismo a medida que su historia se lo va permitiendo. No existe un termómetro que diga que sos 100% feminista. La desconstrucción viene de todos los días, no es un trabajo de la noche a la mañana, pero si cuando entras en ello y te das cuenta que por ser mujer no tenes que sufrir violencia porque la sociedad te la inculca, y la violencia esta normalizada, cuando te das cuenta de eso te llenas de fuerza.

Ojalá que todas las chavalas que sientan que quieren acercarse al feminismo se acerquen y lo hagan porque estoy muy segura que acercarte te empodera un montón y te ayuda a sufrir menos.

Cristiana – Las Malcriadas – Nicaragua : El feminismo esta lleno de mujeres que inspiran y eso fue fundamental para decir yo soy feminista. De hecho aquí esta presente la persona que me llevó por primera vez a organizarme (Peyote) y me pasó lo que nos pasó a todas, que nos daba miedo acercarme. Siempre fui como muy dada al tema de la lectura feminista, pero no de las prácticas que hay una gran diferencia. El feminismo me da miedo, ponerse las gafas moradas da miedo, la vida después de esto cambia no vuelve a ser lo mismo. Una se reconoce como una mujer sujeta de derecho como una mujer que demanda, exige y da. Una mujer que aporta y creo que es muy importante y ha sido super lindo encontrar a las mujeres feminista que he conocido, todas queremos darle el grano de arena a otra y ha sido una cadena y eso ha sido lo bonito. El feminismo no muerde, el feminismo nos da vida. El feminismo es una constante, es imposible decir que mañana no soy feminista. A mí me cambió la vida.

Vía mensaje preguntan para Nicaragua y Paraguay ¿Ven avances contra el machismo en los hombres jóvenes?, y ¿han intentado hacer acciones en colectivos de izquierdas y antifascistas?

Ana Villasboa (Paraguay): Como Presencia Joven tratamos de no vincularnos con la parte política. Siempre nuestro discurso va dirigido a las juventudes con temáticas de derechos sexuales y reproductivos.

Peyote (Nicaragua): Nosotras trabajamos con organizaciones de la sociedad civil. En Nicaragua sucede un fenómeno curioso que hablar de izquierda y derechas es complejo porque la dictadura implantada es de izquierda, la izquierda secuestrada por un partido. Nosotras no nos involucramos con ninguna izquierda ni derecha. En nuestra misión dice que nosotras vamos a denunciar las violencias vengan de donde vengan y a las mujeres nos viene las violencias de todos lados. Si estamos activas en participación social independiente aunque las activistas somos perseguidas, llamas golpistas y terroristas es compleja la situación en Nicaragua.

Cristiana (Nicaragua): Nicaragua es un país bastante machista, hay una cultura del silencio, yo en lo particular me atrevo a decir que no hay cambios bastante significativo los avance que he visto es en las mujeres que quieren organizarse muchas. Nosotras, no nos sentimos de alguna forma representada porque aparte del régimen que es machista, violador y misógino también encontras lugar en la oposición que no quieren saber nada de las feministas. Ahorita nosotras no queremos reconstruir conceptos sino salir de una dictadura.

¿Cuál es la relación que tienen con las mujeres feministas que nos anteceden y cuáles son las formas que deberían utilizar las organizaciones para llevar a más mujeres el feminismo?

Olga Tostado (Extremadura): El tema de feminismo intergeneracional, y a la vez pasárselo a las chicas más jóvenes, creo que es necesario que sepamos que al igual que nosotras tenemos un lenguaje distinto a nuestras antecesoras, igual nuestras luchas, aunque algunas son las mismas, pero hay luchas nuevas por los contextos también tenemos que saber, que el mundo cambia tan rápido y las que vienen detrás tendrán otras luchas, y que tenemos que saber como pasarles el testigo y acogerlas.

Creo que es importante el acogimiento, y dar el espacio al liderazgo a la chica joven. Entonces creo que tenemos que tenerlo en cuenta y es una demanda que me hago también a mí misma.

Mariana Couto (Extremadura): Creo que es necesario cederle el espacio a la juventud. Yo diría que la visibilización en este momento es lo más importante. Cuanto mas gente nos vea mas le vamos dejando la semillita de la conciencia.

Ana Villasboa (Paraguay): Antes realizábamos talleres y ferias con teatro para 2016 y 2015 que funcionaban muy bien, nosotras cambiamos nuestro lenguaje, canal y la forma de llegar a las personas. Nuestros canales de visibilización van cambiando y se van actualizando de acuerdo que llegan más adolescentes y jóvenes con distintas ideas.

Peyote (Nicaragua): Nosotras desde Las Malcriadas tenemos una buena relación con las mujeres que nos anteceden. El mismo movimiento feminista se lo debemos a ellas que en su momento se atrevieron a desafiar a una revolución que sentían que no defendían sus derechos como mujeres. Son mujeres que admiramos mucho. En lo personal siento que es duro hablar de relevo generacional porque si llevas años trabajando en lo que crees no lo vas a recibir bien y nosotras creemos en el trabajo en conjunto.

Creo que para crecer y llegar a más mujeres tenemos que salir de la burbuja de lo digital. En Nicaragua no hay mucho acceso a internet y las personas que lo tienen el celular no saben usarlo. Nosotras como mujeres nicaragüenses tenemos que salir de la burbuja y eso implica buscar, y salir de la zona de confort que no están de confort porque ser feminista no es estar en confort. Hay muchas mujeres que necesitan del feminismo porque el feminismo llega para hacerlas mejor.

Cristiana (Nicaragua): Tenemos buenas relaciones, y el trabajo de enlace, organizativo de cara a querer hacer ha sido muy importante. Yo creo que el éxito del impacto feminista esta en lo territorial, en lo rural que es donde se sufren más las violencias, donde reina más la cultura del silencio, donde no llegan las redes sociales y es donde el feminismo tiene que hacer apuestas; salir de la academia, de las universidades, de los círculos de élite y acercarse más a estas mujeres que son las que ponen los cuerpos a la hora de las muertes, son la primera en sufrir violencia y son las primeras en callarlo. El feminismo debe apostar por una escucha más inclusiva.

Los Intercambios de Experiencias de Mujeres Defensoras de Derechos Humanos son parte del proyecto ALIANZADAS de la Agencia Extremeña de Cooperación para el Desarrollo (AEXCID) ejecutado por Malvaluna.

Justicia es incluir a las mujeres en la memoria histórica

Mirada Feminista y Memoria Histórica, fue el tema del segundo Intercambio de Experiencias de Mujeres Defensoras de Derechos Humanos en el que participaron defensoras de Nicaragua y Extremadura para reflexionar críticamente sobre la relación entre memoria y mujer frente a una historia que nos ha «invisibilizado y borrado».

Candela Chaves, Técnica del Proyecto para la Recuperación de la Memoria Histórica de Extremadura fue  categórica al mencionar que la historia siempre ha sido un relato hegemónico en el que «lo masculino es semejanza de lo global».

«Tenemos la necesidad de una visión mucho más inclusiva, vivíamos una fantasía heteropatriarcal necesitamos incorporar el relato la historia, la vida, la voz, la memoria, la imagen… y sobre todo poner, visibilizar y sacar de ese silencio la vida de esas mujeres de forma individual y colectiva«, dice Chaves que aplica esta mirada en sus estudios de la represión franquista.

Insiste en que la inclusión de la mujer, como sujetos activos en la historia «conforma una realidad mucho más fiel» frente a procesos «complejos» que permitirá comprender cómo «fue esa violencia sistematizada estatal, esa represión a las mujeres» en un contexto en el que la violencia franquista contra la mujer pretendía hacer una «eliminación total, radical de un modelo de mujer con una conquista de derechos sociales, económicos, laborales, políticos«.

«La mujer pudo votar durante la II República… y es lo que van a querer eliminar y no solo físicamente sino también criminalizando, demonizando y tergiversando el papel de la mujer… y la generalización de la criminalidad a cualquiera que tuviera una actitud, acción o simpatía hacia lo que se quería combatir», recapitula.

LA NARRATIVA HEGEMÓNICA

Un elemento que Emilia Yang, de ‘Ama y NO olvida’ Museo de la Memoria contra la Impunidad de Nicaragua, tratan de contrarrestar en un momento en que el país se encuentra sumido en una crisis sociopolítica en la que los gobernantes han sido señalados, por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), de cometer crímenes de lesa humanidad ante el asesinato de 325 ciudadanos que ejercían su derecho a la protesta en 2018.

«El museo disputa la narrativa oficial que criminaliza a los ciudadanos que participaron en las protestas cívicas y el clima de impunidad propiciado por el gobierno de Nicaragua. En el museo se encuentran semblanzas de las víctimas de la violencia estatal, así como información y relatos de los hechos, fotos, materiales audiovisuales y documentos varios que permiten dimensionar el contexto de la protesta social», comenta la defensora de derechos humanos.

Comenta Yang que Ama y No Olvida, también dignifica la memoria y la imagen de la ciudadanía víctima de la represión policial y parapolicía que ha sido «criminalizada» por levantar la voz y protestar contra las violaciones a los derechos humanos en el marco de las protestas de 2018. El proyecto ha sido construido desde el relato de familiares y amigos de las personas víctimas de la masacre por lo que constituye un espacio que confronta el discurso hegemónico vivo en Nicaragua.

¿CÓMO SE VIVE LA HISTORIA?

En alusión a esta historia viviente de Nicaragua, Chaves remarca sobre la necesidad de conocer cómo las mujeres vivieron la represión franquista cuando fueron «asesinadas, ejecutadas, fusiladas, detenidas ilegalmente, hacinadas en prisión y campos de concentración, explotadas laboralmente, violadas, vejadas, les raparon la cabeza, el cabello su signo de feminidad por excelencia sobre todo en los años 40, y después de ser purgadas con aceite ricino van a ser expuesta en las calles para que la población supiese perfectamente quien era la vencida y el vencedor, supiese que le iba a pasar a aquellos y aquellas que tuvieran contra el régimen», menciona la investigadora.

Una violencia que comparte similitudes con la violencia contra los hombres en la represión franquista, pero con la diferencia que a las mujeres a partir de la demonización del ideal de mujer lo que hace es «imponer un modelo único de mujeres sumisa, subyugada, hiperpasiva, sin ningún tipo de voz, adoctrinada por los gentes encargados de la educación femenina, pero también, indudablemente, por la Iglesia Católica«.

Esa diferencia se extendió, según Chaves en procesos judiciales sin garantías, con altas penas y la reclusión de mujeres en prisiones lejanas del apoyo de su familia por lo que no la apoyaban tanto como ocurría cuando los hombres eran los apresados que las mujeres se movilizaban para visitarlos.

El encuentro concluyó sobre la necesidad de incluir a las mujeres, sus voces, relatos, acciones en la historia para alcanzar una verdadera búsqueda de la justicia, reparación y la garantía de no repetición, pero también su papel como agentes de paz, sus acciones de resistencia, en procesos de represión tanto de «forma activa como pasiva».

Los Intercambios de Experiencias de Mujeres Defensoras de Derechos Humanos son parte del proyecto ALIANZADAS de la Agencia Extremeña de Cooperación para el Desarrollo (AEXCID) ejecutado por Malvaluna.

Feministas Cooperando comparten buenas prácticas

Bajo el lema: “Creciendo juntas desde nuestras raíces” de la campaña de comunicación integral de la agrupación Feministas Cooperando, se realizará este martes 27 de octubre, una conversatoria feminista e intercultural, en la que compartiremos buenas prácticas en comunicación para el cambio social en torno a los siguientes ejes:

  • Informar y difundir la realidad que prepondera en el ámbito de la movilidad humana y movimientos migratorias desde la perspectiva de género.
  • Mostrar la importancia de la portavocía ciudadana en los medios de comunicación.
  • Exponer la evolución y las nuevas contribuciones de nuestra sociedad, a escala local, regional, nacional e internacional, dadas por la interculturalidad y la movilidad humana.

Así como establecer un espacio de reflexión donde las personas participantes aclaren dudas y expongan experiencias enriquecedoras que nos lleven a fortalecer alianzas y sinergias para el cambio social en aras de de la defensa de los derechos humanos.

Organizaciones participantes

Ante el actual contexto de pandemia de coronavirus, el evento será online, pero lejos de ser una desventaja nos permitirá juntarnos con defensoras de derechos humanos localizadas en otros lugares del mundo como Guatemala.

Andrea Carrillo Samayo, feminista y comunicadora integrante del equipo Asociación La Cuerda en Guatemala, nos compartirá sobre los alcances y logros de las diversas campañas, así como materiales comunicacionales que desde esta organización feminista se difunden.

La Cuerda tiene como misión «construir el sujeto político feminista, generando y fortaleciendo procesos de concientización y de acción política a favor de las mujeres«, por ello que las mujeres sean las protagonistas de sus diferentes acciones.

Elena Nagore Cordón, técnica de EpD y responsable de comunicación del área de Educación, Comunicación y Cultura para el Desarrollo del Centro de Iniciativas para la Cooperación Batá (CIC Bata), así como Rafael Cantero Medina, coordinador del área Educación, Comunicación y Cultura para el desarrollo de CIC Batá.

CIC Batá trabaja con la ciudadanía en distintas iniciativas de cambio social, entre ellas el posicionar la comunicación como derecho humano fundamental en la agenda pública, desde una visión crítica al modelo mediático hegemónico y poniendo en valor otras prácticas comunicativas posibles a través de espacios de debate, intercambio y reflexión entre medios de comunicación, experiencias del Sur y del Norte, comunicadores y profesionales del ámbito de la educación y comunicación para el desarrollo.

Gloria Angulo Sanchis, coordinadora de la Asociación de Mujeres Malvaluna e integrante de la agrupación Feministas Cooperando,  la cual está formada por cinco organizaciones feministas (ADHEX, FUNDACIÓN ANAS, FUNDACIÓN MUJERES, MZC Y MALVALUNA).

Comenzaron a funcionar en el 2016 con objeto de fortalecer la perspectiva feminista en las acciones de Cooperación y Educación para el Desarrollo que se diseñan e implementan en Extremadura, de la mano tanto de otras ONGD de la región, como de la Agencia Extremeña de Cooperación Internacional al Desarrollo (AEXCID), principal financiador de la agrupación.

Las inscripciones a la conversatoria se encuentran abiertas y puedes realizarla en este enlace.

La campaña de Feministas Cooperando

La campaña «Creciendo juntas desde nuestra raíces» contempla piezas de comunicación como: un documental, dos programas de radio en colaboración con Canal Extremadura Radio, una cuña radiofónica, reportajes en prensa digital que denuncia las injusticias, las violaciones de derechos humanos y las dificultades de la movilidad humana y de los procesos migratorios con perspectiva de género.

Los productos que componen esta campaña se han ido definiendo en distintos espacios de encuentro, que han fomentado el ejercicio del derecho a comunicar de estas mujeres.

Mujeres rurales en apuesta por un modelo alternativo de vida

Estar organizadas con el propósito de «construir un modelo alternativo de vida» en resistencia a un sistema heteropatriarcal capitalista que anula sus identidades, pero sobre todo que explota los recursos humanos y naturales fue parte de lo que pudimos reflexionar y compartir durante el primer Intercambio de experiencias de mujeres defensoras de derechos humanos de Nicaragua, Paraguay y Extremadura.

Bajo el título: Ruralidad y sostenibilidad de la vida, tres mujeres campesinas, rurales, feministas y defensoras de derechos humanos nos compartieron sus luchas desde sus colectivos: Fundación Entre Mujeres, Conamuri y Colectivo CALA ubicados en distintas partes del mundo, pero que convergen en una misma acción de resistencia.

«Juntos el sistema capitalista con el patriarcal, ha venido vulnerando los derechos de las mujeres rurales y campesinas, y colocándonos como úteros reproductores; productoras de mano de obra que les vaya a servir… este sistema capitalista se beneficia de los hijes que estamos pariendo para que le sirva de mano de obra… este sistema se ha sostenido y amparado en los cuerpos de las mujeres», ripostó Cristian Guzmán, mujer campesina, feminista, cooperativista y codirectora de la Fundación Entre Mujeres.

Cristian Guzmán, Fundación Entre Mujeres

Una realidad similar a la que viven las mujeres en Paraguay, donde según Alicia Amarilla, coordinadora de Conamuri, se encuentran en una lucha frontal con las empresas que las «despojan, atropellan y desalojan» de sus tierras para instalar empresas multinacionales de monocultivos o extractivistas arrasando con la vida y sus medios de vida.

Un sistema que en voz de las participantes mata y violenta los cuerpos y las vidas de las mujeres, sus hijos, sus cosechas, sus semillas, su cultura, idiosincrasia y costumbres ancestrales, y que explota la tierra para producir riquezas en nombre del gran capital.

«Luchar por la semilla para nosotras es luchar contra el capitalismo porque realmente estamos en guerra con el sistema capitalista que nos quiere arrebatar lo que es nuestro y la semilla es el patrimonio de los pueblos, nuestra cultura, nuestra forma de vida, de hablar, nuestro idioma», declaró Amarilla.

Y ese cuestionamiento sobre cómo vivimos y generamos herramientas para hacer frente a este entorno hostil, y lograr poner la vida en el centro, es el objeto de trabajo de Colectivo CALA, que insiste en que existen diferentes modelos de vida sostenible.

«Para nosotras la sostenibilidad de la vida no puede separarse de esa visión de la interdependencia y la eco dependencia estamos más unidos que nunca y dependemos del ritmo y de la vida del propio planeta. Entendemos que no solo hay una sostenibilidad de la vida y no solo hay un modelo entonces intentamos transitar de manera activa, consciente y desde el trabajo comunitario y de lo común«, dijo Laura Palomo, educadora social y antropóloga de Colectivo CALA.

Laura Palomo, Colectivo CALA

Semillas que transforman

La visión de «colectivo» también fue de relevancia frente a la resistencia de las mujeres, para ello CALA da especial valor al reconocimiento y el respeto del otro sobre sus saberes, pero sobre todo en poder replicar esas buenas prácticas a nivel personal y organizativo.

«El respetar el buen clima, saber y recibir y hacer críticas, cuestionarnos los equilibrios de poder del equipo, tener un poco en cuenta esta variedad es lo que hace que el grupo, el equipo pueda trabajar y vivir«, explicó Palomo, que agregó que muy a pesar de todas estas prácticas el «conflicto es intrínseco a la vida» por lo que hay que estar preparados para hacerle frente.

En ese sentido, Cristian Guzmán de Nicaragua, pone de relieve la importancia de fomentar el empoderamiento ideológico y económico desde el poder expresar «quiénes somos, dónde estamos y qué hemos hecho para centrarnos en la sostenibilidad de la vida».

«Son estrategias enlazadas para poner en el centro la vida…estamos claras que solitas no lo alcanzamos. Estamos claras que hacemos acciones colectivas y que podemos hacer transformaciones y apostar por otro modelo alternativo, nuestras vidas y todo lo que hay en el ecosistema, somos como semillas criollas que apostamos a transformar la realidad en la vida de las mujeres campesinas«, replicó.

Por su parte, Alicia Amarilla de Conamuri en Paraguay, reconoció «lo difícil» que fue para la mujer campesina reconocerse feminista, pero no dudó en admitir que hoy son parte de este movimiento mundial que lucha por la vindicación de los derechos de las mujeres.

Alicia Amarilla, cordinadora de CONAMURI

«Es un desafío muy grande trabajar y asumir como campesina el tema del feminismo y eso nos llevó a un debate en el que reconocemos que todas las luchas feministas, de diferentes líneas, es un aporte valioso porque sabemos que con el feminismo cambiamos el mundo. Hemos torcido la mano del capitalismos mediante el feminismo, y eso para nosotras nos dice que hay capacidad de articularse con diferentes organizaciones porque el feminismo es un movimiento político», puntualizó.

Durante cuatro miércoles (21 y 28 de octubre – 4 y 11 de noviembre) desde ALIANZADAS el proyecto de Malvaluna que fomenta la ciudadanía global se realizarán Intercambios de experiencias de mujeres defensoras de derechos humanos en Nicaragua, Paraguay y España.

Este proyecto es financiado por la Agencia de Cooperación Extremeña para el Desarrollo (AEXCID).

No dejes de buscarnos en redes: @malvalunaasociacion

Mujeres ALIANZADAS intercambian experiencias

Son referentes y pioneras en la defensa de los derechos por lo que desde Mujeres y niñas ALIANZADAS por la defensa de los Derechos Humanos Universales, el proyecto de educación para la Ciudadanía Global de la Agencia Extremeña de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AEXCID), podrán compartir sus experiencias en una serie de conversatorios que darán inicio el 21 de octubre.

La jornada girará en torno a una exposición de la experiencia de lucha de las mujeres por la defensa de los derechos humanos en Extremadura (España), Nicaragua y Paraguay en torno a la ruralidad y sostenibilidad de la vida; una mirada feminista en los procesos de memoria histórica; juventud y feminismo, y sobre la migración con perspectiva feminista y de derechos humanos.

Desde la Asociación de Mujeres Malvaluna que ejecuta el proyecto ALIANZADAS externan que las acciones pretenden “visibilizar a las mujeres como lideresas sociales rellenando el vacío histórico y de reconocimiento al papel de las mujeres como garantes de paz y su implicación en la sostenibilidad de la vida”.

Ruralidad y sostenibilidad de la vida

Las acciones de resistencia de las mujeres rurales para la sostenibilidad de la vida; la defensa de sus territorios, creencias y costumbres ancestrales será compartida, el 21 de octubre, desde la experiencia de tres organizaciones.

Fundación Entre Mujeres (Nicaragua), integrada por feministas lideresas de comunidades rurales expondrán su experiencia en el empoderamiento ideológico, económico, político y organizativo, mediante programas de educación formal y no tradicional, derechos sexuales y reproductivos, lucha contra la violencia, acceso a tierra y diversificación productiva bajo un enfoque de forma sostenible de vida para adultas y jóvenes.

Conamuri (Paraguay), organización de mujeres campesinas e Indígenas, compartirá información sobre la organización de comités de producción y pequeñas asociaciones que tienen presente en 12 departamentos de ese país, acciones que surgieron ante una necesidad de articular las reivindicaciones y propuestas de las mujeres.

Mientras el Colectivo Cala (Extremadura-España), un colectivo alternativo de aprendizajes nos introducirá en nuevas formas de aprender, abordar, funcionar y regular los conflictos, pero además de promover otro tipo de valores que tienen que ver con la autonomía, la cooperación, la creatividad, la implicación y la disposición al cambio.

Mirada feminista en los procesos de memoria histórica

Las mujeres como constructoras de procesos, historias y cambios mediante su constante búsqueda de la justicia, reparación y no repetición centrará el segundo intercambio pactado para el próximo 28 de octubre.

AMA y No Olvida Museo de la Memoria contra la Impunidad (Nicaragua), en la voz de Emilia Yang, compartirá su experiencia de resistencia desde este espacio virtual que se construyó con el objetivo principal de “contribuir a dignificar a las víctimas del Estado de Nicaragua a partir de abril 2018” cuando una protesta pacífica terminó con la vida de más de 300 personas ante la repuesta violenta del Estado, señalado de cometer crímenes de lesa humanidad por parte de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Nuestra, Candela Chaves (Extremadura), quien es coordinadora del Proyecto para la Recuperación de la Memoria Histórica de Extremadura, nos hablará sobre el proceso de “Recuperación de la Memoria” de los acontecimientos relacionados tanto con la Guerra Civil española de 1936-1939 como con la posguerra y la dictadura franquista que, por distintas causas, han sido relegados al olvido y en los que ella, junto a un equipo de expertos, se encuentra trabajando.

­­­­Juventud y Feminismo

La voz de las mujeres jóvenes feministas sus apuestas y luchas en un mundo “adultista” será el hilo conductor del intercambio planificado para el 04 de noviembre desde organizaciones con amplia experiencia en el trabajo de empoderamiento a adolescentes y jóvenes.

Presencia Joven (Paraguay), una organización de adolescentes y jóvenes que trabaja por la defensa de los derechos sexuales y los derechos reproductivos, así como de participación desde un enfoque de Derechos Humanos y perspectiva de género, y diversidad sexual compartirá su experiencia desde hace once años.

Las Malcriadas (Nicaragua), un movimiento de jóvenes feministas que, desde Nicaragua y del exilio forzado, hablaran sobre su experiencia en la lucha del pueblo nicaragüense para alcanzar justicia, libertad y democracia.

El Consejo de Juventud (Extremadura), el Consejo de la Juventud de Extremadura (CJEx), lugar de encuentro de las entidades juveniles de la comunidad autónoma expondrá sus vivencias, logros y alcances en el trabajo que vienen realizando desde 1985.

Migración con perspectiva feminista y derechos humanos:

Y para finalizar la jornada de intercambios, el 11 de noviembre, cerraremos con la intervención de mujeres defensoras de los derechos de las migrantes que representan organizaciones comprometidas con la movilidad humana desde una perspectiva de derechos humanos.

Edith Espínola (Sedoac- España), una mujer poderosa que desde Sedoac cuestiona la desigualdad laboral que deja a miles sobreviviendo en condiciones de semiesclavitud, en especial a las mujeres migrantes en España, y Europa, planteará la situación actual de este sector frente al Covid-19y el sistema legal español.

La lucha de Alianza por la Solidaridad (Extremadura), por la articulación de marcos legales y vías para que las personas puedan migrar de forma segura y la eliminación de la violencia que se produce en estos procesos migratorios en el origen, el tránsito y el destino será eje de su ponencia.

La periodista y activista, Maryórit Guevara (Nicaragua),  miembro del Movimiento Feminista de Nicaragua y directora del medio digital www.lalupa.press compartirá su experiencia de movilidad humana desde una perspectiva de género y de derechos humanos.

Todas las sesiones de la jornada de intercambios se realizarán a las 18 horas (horario de España) y son de acceso libre y gratuito, pero habrá que inscribirse en el siguiente enlace: https://forms.gle/trY6oKon5pxAZLPD8

Reportaje: Los cuidados, otra deuda pendiente con las mujeres

En la obra “Los cautiverios de las mujeres” la antropóloga mexicana, Marcela Lagarde plantea que “el sexo es concebido como el principio básico clasificador y estructurador de los géneros” marcado por el poder –y los poderes– que dan lugar a “la opresión contra las mujeres más allá de su voluntad y conciencia”.

En ese mundo simbólico patriarcal que según Lagarde mantiene a las mujeres “en cautiverios y cautivadas”, se les ha atribuido como característica inherente a su condición la tarea de los cuidados: remunerados y no remunerados que con la llegada del coronavirus cobraron notoriedad frente a un sistema que “carece de estructuras colectivas suficientes para cuidar de la vida”.

“Con la covid-19 se ha hecho más evidente que la vida hay que cuidarla, lo que decíamos, que la vida ni es por casualidad, ni por intervención divina. No tenemos estructuras colectivas suficientes y fuertes para cuidar la vida donde las cadenas globales de cuidados jugaban un rol central”, manifiesta la economista Amaia Pérez Orozco, durante el Seminario Online “Cadena Global de Cuidados: Una perspectiva en tiempos de COVID-19”, evento impulsado en el marco del grupo de trabajo del ámbito estratégico 2 “Feminismos y desigualdades” de la Agencia Extremeña de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AEXCID), ejecutado por Feministas Cooperando.

Ante esta realidad, según Amaia “lo que hacemos es delegar esa vulnerabilidad, ese cuidado a las dimensiones invisibilizadas del sistema socioeconómico, resolvemos la interdependencia en términos de explotación y de desigualdad y construimos una realidad de precariedad ante la falta de estructuras colectivas para hacernos cargo de la vida”.

Una situación que el movimiento feminista, desde hace casi dos décadas, viene evidenciando ante la progresiva feminización de la migración. Las mujeres son el eslabón de una cadena global de cuidados que unen “distintos hogares en distintos lugares del mundo al transferir la crisis de cuidado en los países de destino, y conectarla con la crisis económica de los países de origen”.

CUIDAR, MIGRAR, CUIDAR

Yamileth Soza (nombre ficticio), de 31 años, es enfermera y migró a España desde Nicaragua en 2018. Al igual que un centenar de médicos su contrato laboral no le fue renovado como represalia ante su postura critica frente a la crisis sociopolítica que según la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANDPH) dejó más de 300 manifestantes asesinados a manos de policías y fuerzas parapolicías.

Es madre en situación de lactancia, estaba acostumbrada al trabajo de los cuidados. Su actual oficio, cuidando ancianos en Mérida, no es tan gratificante; sufre tratos vejatorios, carece de un contrato laboral, aunque trabaja con horarios de 24 horas 7 días a la semana.

“Yo estoy acostumbrada a asistir a una persona o un anciano. Trabajaba con mujeres embarazadas, y es muy similar, pero pasas por situaciones en las que te humillan y denigran, y al no ejercer tu profesión pesa mucho, te frustras, sientes que no avanzas”, dice Soza, quien durante su estadía en España ha trabajado en siete hogares.

Ser cuidadora de ancianos, a tiempo completo, le supone a Yamileth sacrificar su maternidad. Su precario salario no puede pagar a “otra cuidadora” por lo que su hijo, ansioso espera todos los sábados a las 10 de la mañana a su madre en casa de sus tías.

El Servicio Doméstico Activo (SEDOAC) estima que en España existen unas 600.000 trabajadoras del hogar y de los cuidados, de las cuales un 33% son migrantes en situación irregular. Y aunque no existen datos oficiales, el sector calcula que un 49% trabajan como interna. El restante 51% lo forman las trabajadoras por horas y aquellas que hacen jornada completa como externas.

“Estas tareas siguen siendo tan menospreciadas que por eso lo estamos haciendo quienes no tenemos otra opción de trabajo. Hacemos el trabajo que los españoles no quieren hacer y eso lo estamos viendo ahora precisamente en esta crisis. Lo que es el empleo del campo y cuidado, no lo quieren hacer y las entiendo porque son trabajos muy duros y muy mal valorados, muy mal remunerados, muy precarizados, explotadores también”, revela Carolina Elías, presidenta del Servicio Doméstico Activo (SEDOAC) también participante del Seminario Online “Cadena Global de Cuidados: Una perspectiva en tiempos de COVID-19”.

Elías señala que esta desigualdad laboral en la que se encuentran las mujeres migrantes trabajadoras del campo y de los cuidados de cierta forma se ha “perpetuado y normalizado” ante un conjunto de leyes, y la ausencia de otras, que tienen “vacíos y aberraciones” que ubican en situación vulnerable a las mujeres migrantes como un “efecto en cascada” ante empleadores también precarizados.

EL AUTOCUIDADO PERSONAL

Hace dos años, la venezolana Alejandra Briceño llegó a España, es parte del éxodo de venezolanos en el mundo. Es madre, hermana, hija, una activa estudiante, además de hacer voluntariado en varias organizaciones de Mérida. Desde hace dos meses, dedica ocho horas de su día al trabajo en el cuidado de personas mayores.

Una rutina diferente a la que acostumbraba en su natal Venezuela, donde dirigía su propia empresa de arquitectura, una profesión que aún no puede ejercer en España mientras no se consolide el proceso de homologación de su título.

Quienes la conocen coinciden en su resiliencia frente a la vida, su temple y disposición por apoyar a otras mujeres. Eso no le impide reconocer que a veces se angustia cuando identifica los obstáculos que como migrante enfrenta.

“Trato de enfrentar los retos del día a día siendo la mujer más optimista del mundo. Mi experiencia ha sido positiva, pero la experiencia que he visto es que es nulo el autocuidado en otras compañeras que cuidan a otras personas”, dice y agrega que esto ocurre “porque las migrantes son explotadas”.

CUIDARSE COMO REBELDÍA

En julio, la Asociación Malvaluna convocó a mujeres migrantes para participar en un taller de autocuidado. Yamileth y Alejandra junto a otras 13 mujeres fueron invitadas, pero solo cinco pudieron asistir. El resto se enfrentaba al dilema de “cuidarse o cuidar de otros” para sobrevivir ellas y aquellas personas que dejaron en su país de origen, y que también dependen de su salario.

“Las mujeres hemos sido socializadas en que nuestro rol es más cuidar que ser cuidadas y muchísimo menos cuidarnos. Los cuidados no están contemplados en nuestra forma de vida”, dice la psicóloga, Charo Rabazo Sánchez quien a lo largo de su experiencia dirigiendo este tipo de talleres, ha identificado que “en la vida de las mujeres migrante no hay tiempos de respiro para cuidarse”.

Alejandra y Yamileth lograron asistir a algunas de las sesiones. El espacio les pareció “seguro e interesante” como para poder “darse permiso de pensarse en el centro, en el centro de su vida y de la vida”, que Charo traduce en una lucha ganada y una “gran oportunidad de hacer un cambio a nivel personal, pero también estructural”.

Visibilizar estos “pequeños auto reconocimientos” y fortalecer las alianzas entre mujeres son parte de los objetivos de la campaña de comunicación “Creciendo juntas desde nuestras raíces”, un proyecto que impulsa la Agencia Extremeña de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AEXCID) y Feministas Cooperando integrada por Fundación Anas, Mujeres en Zona de Conflicto (MZC), Asociación de Derechos Humanos de Extremadura (ADHEX), Asociación Malvaluna y Fundación Mujeres, asumiendo la coordinación con la asistencia técnica de la Asociación Extremeña de Comunicación Social (AECOS).

*Este artículo fue originalmente publicado en El Salto.

“Creciendo juntas desde nuestras raíces”

  • Una campaña impulsada por la agrupación ‘Feministas Cooperando’ y la AEXCID, en colaboración con otras organizaciones.
  • Entre sus creaciones se encuentra un documental, espacios radiofónicos, reportajes escritos y el diseño de imagen y cartelería. 

Mérida, julio de 2020.- Mujeres migrantes residentes en Montijo, Almendralejo, Mérida, Aldeanueva de la Vera y Jarandilla de la Vera han participado activamente, durante varios meses, en la creación de la campaña de comunicación feminista e intercultural “Creciendo juntas desde nuestras raíces”, que ha supuesto un trabajo participativo de más de 20 entidades sociales de la región. Su objetivo, romper con la invisibilización de las mujeres migrantes y con mensajes negativos –discursos de odio, racistas o xenófobos–, influenciados por prejuicios y estereotipos.

Un documental, un programa de radio en colaboración con Canal Extremadura Radio, una cuña radiofónica, reportajes en prensa digital y el diseño de la imagen y la cartelería integran esta campaña que denuncia las injusticias, las violaciones de derechos humanos y las dificultades de la movilidad humana y de los procesos migratorios con perspectiva de género. Los productos que componen esta campaña se han ido definiendo en distintos espacios de encuentro, que han fomentado el ejercicio del derecho a comunicar de estas mujeres.

A su vez, se muestran algunos de los obstáculos y retos a los que se enfrentan, acentuados ante la nueva situación derivada de la pandemia de COVID-19, que ha incrementado los procesos administrativos y las precariedades laborales. Cabe recordar cómo las mujeres migrantes acogen las cargas de cuidados familiares tanto de sus lugares de origen como de residencia; viven una triple discriminación, dada por ser mujer, migrante y con trabajos mal pagados y precarios. Esta distinción se incrementa por su orientación sexual, etnia, religión o diversidad funcional, entre otras variables. 

Este proyecto está liderado por la Agencia Extremeña de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AEXCID) de la Junta de Extremadura y la agrupación ‘Feministas Cooperando’, integrada a su vez por la Asociación de Derechos Humanos de Extremadura (ADHEX), Fundación Anas, Asociación Malvaluna, Fundación Mujeres y Mujeres en Zona de Conflicto (MZC).

A esta sinergia se han unido otras entidades aliadas como la Asociación de Inmigrantes de las Vegas Bajas, la Fundación Cepaim, la Fundación Ruy López, la Asociación Extremeña de Comunicación Social (AECOS) y organizaciones participantes en los ámbitos estratégicos del Plan de Cooperación Extremeña.

PRODUCTOS DE LA CAMPAÑA

El documental “Creciendo juntas desde nuestras raíces” muestra el testimonio de 10 mujeres implicadas en entidades sociales en el marco de las manifestaciones feministas del 8 de marzo de 2020. Las puertas de sus organizaciones y de sus proyectos conjuntos se abren, descubriendo dos realidades mundiales: el feminismo como movimiento integrador y la movilidad humana como una acción global. El documental puede verse en este enlace: https://youtu.be/RbRYeo4iWwo.

El espacio radiofónico “Saber y convivir. Así ganamos todas”, emitido por Canal Extremadura Radio el 5 de marzo, proporciona información para destruir bulos existentes, tan utilizados para crear discursos de odio sobre la población migrante. Está conducido por las periodistas Maryórit Guevara y Ana Gragera y cuenta con la participación de Gloria Angulo, de la Asociación Malvaluna; Tania Antonencho, de la Fundación Ruy López, y Liliam Cabrales, de la Asociación de Inmigrantes Vegas Bajas. Puede escucharse en este enlace: https://www.canalextremadura.es/noticias/feministas-cooperando-050320.

Una cuña de radio recoge las voces de mujeres migrantes en Extremadura: Maryórit Guevara, Erika Montoya y Patricia do Lago Algarroba, que interpretan situaciones dadas en los procesos de movilidad humana. La pieza remarca que las causas de los movimientos migratorios de las mujeres son muy diversas, como las historias y las propias mujeres desplazadas. Estas intentan mejorar sus oportunidades y condiciones de vida o reencontrarse con sus familias. En sus caminos, algunas son víctimas de violencia de género y de redes de trata de personas con fines de explotación sexual y laboral. Sus palabras muestran que la reciprocidad entre las vecinas es una gran apuesta para una ciudadanía global. Aquí se puede escuchar la cuña: https://soundcloud.com/user-771749919/cuna-sonora-creciendo-juntas-desde-nuestras-raices.

Por último, un evento en Montijo, el próximo 16 de octubre de 2020, en conmemoración del Día Internacional de las Mujeres Rural, complementará esta iniciativa con un spot elaborado en el marco de la campaña.

Para más información:

Gloria Angulo Sanchís, de la Asociación de Mujeres Malvaluna: 651 88 60 00.

Sandra Chaparro Vadillo de la Asociación Extremeña de Comunicación Social (AECOS): 635 54 42 10.

Documental: “Creciendo juntas desde nuestras raíces”

El documental “Creciendo juntas desde nuestras raíces” muestra el testimonio de 10 mujeres implicadas en entidades sociales en el marco de las manifestaciones feministas del 8 de marzo de 2020.

Las puertas de sus organizaciones y de sus proyectos conjuntos se abren, descubriendo dos realidades mundiales: el feminismo como movimiento integrador y la movilidad humana como una acción global.


El documental “Creciendo juntas desde nuestras raíces” es una pieza de comunicación de la campaña del mismo nombre liderada por la Agencia Extremeña de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AEXCID) de la Junta de Extremadura y la agrupación Feministas Cooperando, integrada a su vez por la Asociación de Derechos Humanos de Extremadura (ADHEX), Fundación Anas, Asociación Malvaluna, Fundación Mujeres y Mujeres en Zona de Conflicto (MZC).

La asistencia técnica ha estado a cargo de Asociación Extremeña de Comunicación Social (AECOS).

Tribunal Internacional de los Derechos de las Mujeres

Desde Malvaluna y Fundación Anas, es un placer invitarle al  “Tribunal Internacional de los Derechos de las Mujeres”, que tendrá lugar el sábado día 27 de Octubre, en  la Biblioteca Pública del Estado Jesús Delgado Malhondo, de 09.30  a 14 horas.

El Tribunal Internacional de los Derechos de las Mujeres es un Tribunal simbólico, que tiene entre otros objetivos:

  • Visibilizar las violencias machistas fruto de las desigualdades, como vulneración de los Derechos Humanos de las mujeres en España, Colombia y El Salvador .
  • Denunciar los sistemas políticos y judiciales que en su interpretación y aplicación androcentrista de las leyes existentes que obstaculizan el disfrute de los Derechos de igualdad

 

Este Tribunal está enmarcado en el Proyecto ALIANZADAS 2: “Compartiendo Herramientas Legales en la Lucha contra las Violencias Machistas”. Alianzadas 2 es un proyecto de Educación para el Desarrollo subvencionado por la AEXCID (Agencia Extremeña de Cooperación Internacional para el Desarrollo) y ejecutado por la Asociación de Mujeres Malvaluna y Fundación Anas.

 

Tendremos la oportunidad de contar con compañeras pertenecientes a Organizaciones de Mujeres de Colombia (Ruta Pacífica de las Mujeres , El Salvador (ORMUSA)  y España. Estamos seguras de que será una jornada fructífera en la que podremos compartir diferentes estrategias para hacer frente a las Violencias Machistas.

Creemos que es imprescindible continuar visibilizando las violencias machistas a nivel global y el sistema patriarcal común a las realidades de las mujeres de diferentes países.

URL para rellenar el formulario de inscripción : https://goo.gl/forms/3sAEqS6YULy69sV52

Más información: alianzadas.com

 

 

Alianzadas II: Compartiendo herramientas legales contra la violencia

ALIANZADAS 2: “Compartiendo herramientas legales en la lucha contra las violencias machistas» es un proyecto de Educación para el Desarrollo subvencionado por la AEXCID (Agencia Extremeña de Cooperación Internacional para el Desarrollo) y ejecutado por la Asociación de Mujeres Malvaluna y Fundación Anas.

Dentro de los 17 ODS de la agenda 2016-2030, el objetivo principal del proyecto ALIANZADAS 2 es lograr la igualdad de género y empoderar a todas las mujeres y niñas (ODS-5).

Para llevar a cabo este proyecto se han diseñado una serie de acciones que se resumen en dos fases:

FASE 1:
TALLERES CON ASOCIACIONES DE MUJERES Y/O ASOCIACIONES DE JÓVENES/ CAMPUS UNIVERSITARIO: Se trata de una formación sobre la situación de las mujeres en España y la legislación española, salvadoreña y colombiana en igualdad y violencia de género.

FASE 2
JORNADA: TRIBUNAL INTERNACIONAL DE LOS DERECHOS DE LAS MUJERES: El Tribunal Internacional de los Derechos de las Mujeres es una actividad que tiene por objetivo valorar (juzgar) el cumplimiento de los principios y normas de igualdad en los países participantes.
Para ello, las personas participantes en los talleres formativos se constituirán en Jurado Popular , a la vez que una representante de cada asociación participante formará parte del Tribunal Internacional y un representante elegido de la universidad.
Siguiendo la metodología de los Tribunales de los derechos de las mujeres de Viena, se someterá a la valoración de las participantes la situación de las mujeres en los países del proyecto (España, El Salvador y Colombia) mediante la presentación de casos concretos.

Este Tribunal se realizará en Mérida el 27 de Octubre de 2018

Para saber más información pulsar aquí.

Intervención en violencia de género con mujeres migrantes

Malvaluna desarrolla un programa de Atención integral a mujeres inmigrantes víctimas de violencia de género y/o en situación de especial dificultad en colaboración con la Consejería de Sanidad y Políticas Sociales.

Dentro de este programa, se organizan unas «Jornadas de Intervención en Violencia de Género» con Mujeres Migrantes cuyos objetivos son:
a) Analizar las dificultades que tienen las Mujeres Inmigrantes víctimas de Violencia de Género.
b) Transferir conocimientos y buenas prácticas profesionales sobre el trabajo con Mujeres Inmigrantes víctimas de Violencia de Género.
c) Ofrecer un foro de reflexión y un espacio de conocimiento y contraste de experiencias de trabajo con Mujeres Inmigrantes víctimas de Violencia de Género.

Población destinataria:  Profesionales,  Organizaciones sociales y Población en General

INSCRIPCIONES Pincha aquí

Programa de atención integral a mujeres inmigrantes

La tasa de migración de mujeres extranjeras a Extremadura ha aumentado en los últimos años con respecto a la de los hombres. Además, el número de mujeres Víctimas de Violencia de Género es superior entre mujeres inmigrantes teniendo en cuenta la población que suponen en el total de España y más en concreto en Extremadura. Según la última Macroencuesta de Violencia contra la Mujer realizada por la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género en 2015, “la prevalencia de la violencia de género en todas sus dimensiones es superior para las mujeres nacidas en el extranjero”.

Las cifras demuestran que las mujeres extranjeras se hallan en una situación de mayor desprotección y son más vulnerables ante la Violencia de Género.

Teniendo en cuenta los datos anteriormente expuestos, desde Malvaluna, y gracias al apoyo de la Consejería de Sanidad y Políticas Sociales, proponemos un trabajo Integral para abordar esta problemática.

OBJETIVOS:
– Prestar asistencia integral y especializada a mujeres inmigrantes víctimas de Violencia de Género.
– Fomentar el empoderamiento de las Mujeres Inmigrantes Víctimas de Violencia de Género.
– Sensibilizar y formar a profesionales sobre la situación de especial vulnerabilidad que sufren las mujeres inmigrantes víctimas de Violencia de Género.

El proyecto cuenta con varias áreas de trabajo:

ÁREA DE ATENCIÓN INDIVIDUALIZADA
En esta área se llevarán a cabo acciones de escucha, apoyo, orientación e información sobre recursos sociales y prestaciones.
Resulta imprescindible realizar una intervención desde la Perspectiva de Género para poder evaluar los componentes sociales de la Violencia de Género mujeres inmigrantes. La Intervención se realiza en función de las necesidades y demandas individuales de cada mujer, adaptándolo al momento en el que se encuentre.
Se ofrece una atención especializada que tiene en cuenta los factores específicos de vulnerabilidad derivados de situación de migrante y que reconoce sus capacidades resilientes, sus fortalezas y potencialidades y su autonomía en la toma de decisiones.

ÁREA DE ASESORÍA JURÍDICA
En esta área de llevan a cabo actuaciones específicas de información, orientación, acompañamiento y asistencia legal a través de servicios específicos de información y asesoramiento.
La necesidad de las mujeres víctimas de Violencia de Género por sentirse arropadas jurídicamente sigue siendo una de las principales demandas que plantean.
Los procedimientos judiciales generalmente resultan desconocidos, y el acceso a la información y defensa se ve dificultado cuando no existen recursos económicos, lo que viene a suponer una forma más de desigualdad con resultados desfavorables para ellas.
Por éste motivo se hace necesario establecer un servicio que cubra la totalidad de las demandas, desde la primera asistencia o asesoramiento hasta la resolución del proceso que sea necesario.

ÁREA DE EDUCACIÓN
Una de las dificultades a la hora de salir de las situaciones de Violencia de Género es el desconocimiento de la legislación, los recursos y derechos que tienen las mujeres en materia de Igualdad y Violencia de Género. Esta situación se agrava cuando se da en mujeres migrantes, con situaciones jurídicas más complejas.
Desde esta área se ofrecen TALLERES SOBRE IGUALDAD, LEGILSLACIÓN Y DERECHOS DE LAS MUJERES con el objetivo de informar y formar a las mujeres en éstos aspectos para potenciar y fortalecer su proceso de empoderamiento y participación social.

ÁREA DE SALUD
Las mujeres inmigrantes víctimas de violencia de género sufren una serie de dificultades añadidas y ven aumentada su vulnerabilidad por el hecho de ser migrantes. Algunas de las dificultades con las que cuentan es la falta de redes de apoyo y el enfrentamiento al duelo migratorio.
Dentro de esta área se llevarán a cabo GRUPOS DE APOYO Y EDUCACIÓN PARA LA SALUD en los que se pretende facilitar el establecimiento de redes sociales y vínculos de confianza y de afecto. Además, se busca mejorar su salud en cuanto a la gestión de las emociones en el proceso de duelo migratorio, así como analizar las relaciones de pareja que establecen y las estrategias necesarias para salir de ellas y para la prevención del futuro establecimiento de relaciones insanas y desigualitarias.
En definitiva, con estos grupos se persigue el objetivo de facilitar el empoderamiento de Mujeres Inmigrantes, su propia Autonomía, Autocuidado y Bienestar personal como base para promover su participación en todos los ámbitos: social, cultural, familiar y laboral. Esta línea de trabajo que se sale de la mera impartición de contenidos teóricos y busca el trabajo personal con las mujeres, sus dificultades, miedos y barreras a la hora de afrontar el proceso por el que están pasando y de participar en la sociedad.

ÁREA DE CULTURA Y PARTICIPACIÓN
Dentro de esta área se llevarán a cabo las VIII JORNADAS DE INTERCULTURALIDAD Y GÉNERO de Malvaluna.
Las experiencias migratorias de las mujeres tienen unas características diferenciadas con respecto a las de los varones, y en base a ellas las consecuencias sobre la población migrante y sobre la familia que permanece en el país de origen repercute de modo distinto, siendo por ello los procesos migratorios de las mujeres más complejos que los de los varones. Por ello es fundamental conocer la diversidad de experiencias generadas por las migraciones en las mujeres.

Los objetivos de la Jornada serán analizar las dificultades que tienen las Mujeres Inmigrantes víctimas de Violencia de Género, transferir conocimientos y buenas prácticas profesionales y concienciar a la población de acogida para un mayor conocimiento de las nuevas ciudadanas, rompiendo roles y estereotipos que obstaculizan e impiden el intercambio intercultural y la igualdad de oportunidades.

Para acceder a cualquier  de los recursos  de este programa puedes ponerte en contacto con nosotras a través de:

MALVALUNA
TLF Y FAX: (+34) 924 31 83 03
Tlf: 651 88 60 00
malvaluna@malvaluna.org
www.malvaluna.org