Justicia es incluir a las mujeres en la memoria histórica

Mirada Feminista y Memoria Histórica, fue el tema del segundo Intercambio de Experiencias de Mujeres Defensoras de Derechos Humanos en el que participaron defensoras de Nicaragua y Extremadura para reflexionar críticamente sobre la relación entre memoria y mujer frente a una historia que nos ha «invisibilizado y borrado».

Candela Chaves, Técnica del Proyecto para la Recuperación de la Memoria Histórica de Extremadura fue  categórica al mencionar que la historia siempre ha sido un relato hegemónico en el que «lo masculino es semejanza de lo global».

«Tenemos la necesidad de una visión mucho más inclusiva, vivíamos una fantasía heteropatriarcal necesitamos incorporar el relato la historia, la vida, la voz, la memoria, la imagen… y sobre todo poner, visibilizar y sacar de ese silencio la vida de esas mujeres de forma individual y colectiva«, dice Chaves que aplica esta mirada en sus estudios de la represión franquista.

Insiste en que la inclusión de la mujer, como sujetos activos en la historia «conforma una realidad mucho más fiel» frente a procesos «complejos» que permitirá comprender cómo «fue esa violencia sistematizada estatal, esa represión a las mujeres» en un contexto en el que la violencia franquista contra la mujer pretendía hacer una «eliminación total, radical de un modelo de mujer con una conquista de derechos sociales, económicos, laborales, políticos«.

«La mujer pudo votar durante la II República… y es lo que van a querer eliminar y no solo físicamente sino también criminalizando, demonizando y tergiversando el papel de la mujer… y la generalización de la criminalidad a cualquiera que tuviera una actitud, acción o simpatía hacia lo que se quería combatir», recapitula.

LA NARRATIVA HEGEMÓNICA

Un elemento que Emilia Yang, de ‘Ama y NO olvida’ Museo de la Memoria contra la Impunidad de Nicaragua, tratan de contrarrestar en un momento en que el país se encuentra sumido en una crisis sociopolítica en la que los gobernantes han sido señalados, por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), de cometer crímenes de lesa humanidad ante el asesinato de 325 ciudadanos que ejercían su derecho a la protesta en 2018.

«El museo disputa la narrativa oficial que criminaliza a los ciudadanos que participaron en las protestas cívicas y el clima de impunidad propiciado por el gobierno de Nicaragua. En el museo se encuentran semblanzas de las víctimas de la violencia estatal, así como información y relatos de los hechos, fotos, materiales audiovisuales y documentos varios que permiten dimensionar el contexto de la protesta social», comenta la defensora de derechos humanos.

Comenta Yang que Ama y No Olvida, también dignifica la memoria y la imagen de la ciudadanía víctima de la represión policial y parapolicía que ha sido «criminalizada» por levantar la voz y protestar contra las violaciones a los derechos humanos en el marco de las protestas de 2018. El proyecto ha sido construido desde el relato de familiares y amigos de las personas víctimas de la masacre por lo que constituye un espacio que confronta el discurso hegemónico vivo en Nicaragua.

¿CÓMO SE VIVE LA HISTORIA?

En alusión a esta historia viviente de Nicaragua, Chaves remarca sobre la necesidad de conocer cómo las mujeres vivieron la represión franquista cuando fueron «asesinadas, ejecutadas, fusiladas, detenidas ilegalmente, hacinadas en prisión y campos de concentración, explotadas laboralmente, violadas, vejadas, les raparon la cabeza, el cabello su signo de feminidad por excelencia sobre todo en los años 40, y después de ser purgadas con aceite ricino van a ser expuesta en las calles para que la población supiese perfectamente quien era la vencida y el vencedor, supiese que le iba a pasar a aquellos y aquellas que tuvieran contra el régimen», menciona la investigadora.

Una violencia que comparte similitudes con la violencia contra los hombres en la represión franquista, pero con la diferencia que a las mujeres a partir de la demonización del ideal de mujer lo que hace es «imponer un modelo único de mujeres sumisa, subyugada, hiperpasiva, sin ningún tipo de voz, adoctrinada por los gentes encargados de la educación femenina, pero también, indudablemente, por la Iglesia Católica«.

Esa diferencia se extendió, según Chaves en procesos judiciales sin garantías, con altas penas y la reclusión de mujeres en prisiones lejanas del apoyo de su familia por lo que no la apoyaban tanto como ocurría cuando los hombres eran los apresados que las mujeres se movilizaban para visitarlos.

El encuentro concluyó sobre la necesidad de incluir a las mujeres, sus voces, relatos, acciones en la historia para alcanzar una verdadera búsqueda de la justicia, reparación y la garantía de no repetición, pero también su papel como agentes de paz, sus acciones de resistencia, en procesos de represión tanto de «forma activa como pasiva».

Los Intercambios de Experiencias de Mujeres Defensoras de Derechos Humanos son parte del proyecto ALIANZADAS de la Agencia Extremeña de Cooperación para el Desarrollo (AEXCID) ejecutado por Malvaluna.

Curso online: Mujeres jóvenes activistas contra las violencias machistas

Más de un centenar de mujeres, de todas las edades y provenientes de diferentes zonas de Extremadura, España y del mundo se han inscrito, en menos de 10 días, en el curso «Mujeres jóvenes activistas contra las violencias machistas», organizado por Malvaluna financiado por el Instituto de la Mujer de Extremadura a cargo de los fondos del Pacto de Estado contra la Violencia de Género del Ministerio de Igualdad.

El curso que será online y tendrá una duración de 60 horas entre el dos de noviembre y el 18 de diciembre de 2020, tiene como objetivo: «Fomentar el empoderamiento colectivo y la participación de las mujeres jóvenes de Extremadura», como parte del proyecto de «Formación y creación de espacios identitarios de mujeres jóvenes como estrategias contra las violencias machistas».

La formación se divide en cuatro módulos sobre: empoderamiento feminista, violencia machista, generación igualdad y herramientas de transformación como una repuesta a «la necesidad de seguir generando espacios identitarios donde las jóvenes puedan desarrollar sus capacidades transformadoras en relación a nuevos modelos sociales igualitarios» y «la necesidad existente de seguir realizando cursos de formación en igualdad y contra las violencias machistas desde una perspectiva feminista, a mujeres jóvenes que viviendo en una situación de igualdad aparente chocan con techos que impiden el pleno desarrollo personal y colectivo».

Por ello, el curso contempla «diferentes líneas estratégicas y ejes de acción», así como compromisos individuales de las participantes desde «una reflexión crítica y madura».

Encuentra-te: Las mujeres que habitamos

Como parte del curso, se ha organizado el evento “Encuéntra-te: Las mujeres que habitamos», que se realizará el primero, dos y tres de diciembre con la participación de Irma Estrada ‘La Colocha’, activista feminista salvadoreña, instructora de defensa personal, artista marcial y terapeuta; Rebeca Lane, socióloga, poeta y cantante de rap, feminista y anarquista guatemalteca; y Mar Gallego, especializada en Género, identidad y ciudadanía, una apasionada del análisis de las cosas pero, sobre todo, de aquello que permanece en silencio.

El nombre del encuentro «es en alusión a los cambios de las mujeres en los ciclos vitales», dice Marina del Barrio Rodríguez, Agente de Igualdad en Malvaluna, quien ha organizado, desde 2018, los encuentros de mujeres jóvenes en Extremadura. De hecho, comenta que el nombre de este espacio, surgió en 2019 cuando coordinaba el evento: “Encuéntra-te: Las sabias que nos unen”.

El evento será online ante la situación sanitaria que no permite actividades presenciales, y será cerrado con acceso a las participantes del curso debido a que se trata de un » espacio donde encontrarse consigo mismas y con las demás desde una perspectiva feminista». También permitirá desarrollar estrategias desd ela creatividad para luchar contra la violencia y poner una agenda feminista en común.

El curso tendrá como actividad de cierre un Akelarre Feminista donde acompañaran «poetas, tendremos un micro abierto y lanzaremos todas juntas un conjuro antipatriarcal para poder cerrar este año 2020 e iniciar el 2021 con fuerza sorora».

Mujeres rurales en apuesta por un modelo alternativo de vida

Estar organizadas con el propósito de «construir un modelo alternativo de vida» en resistencia a un sistema heteropatriarcal capitalista que anula sus identidades, pero sobre todo que explota los recursos humanos y naturales fue parte de lo que pudimos reflexionar y compartir durante el primer Intercambio de experiencias de mujeres defensoras de derechos humanos de Nicaragua, Paraguay y Extremadura.

Bajo el título: Ruralidad y sostenibilidad de la vida, tres mujeres campesinas, rurales, feministas y defensoras de derechos humanos nos compartieron sus luchas desde sus colectivos: Fundación Entre Mujeres, Conamuri y Colectivo CALA ubicados en distintas partes del mundo, pero que convergen en una misma acción de resistencia.

«Juntos el sistema capitalista con el patriarcal, ha venido vulnerando los derechos de las mujeres rurales y campesinas, y colocándonos como úteros reproductores; productoras de mano de obra que les vaya a servir… este sistema capitalista se beneficia de los hijes que estamos pariendo para que le sirva de mano de obra… este sistema se ha sostenido y amparado en los cuerpos de las mujeres», ripostó Cristian Guzmán, mujer campesina, feminista, cooperativista y codirectora de la Fundación Entre Mujeres.

Cristian Guzmán, Fundación Entre Mujeres

Una realidad similar a la que viven las mujeres en Paraguay, donde según Alicia Amarilla, coordinadora de Conamuri, se encuentran en una lucha frontal con las empresas que las «despojan, atropellan y desalojan» de sus tierras para instalar empresas multinacionales de monocultivos o extractivistas arrasando con la vida y sus medios de vida.

Un sistema que en voz de las participantes mata y violenta los cuerpos y las vidas de las mujeres, sus hijos, sus cosechas, sus semillas, su cultura, idiosincrasia y costumbres ancestrales, y que explota la tierra para producir riquezas en nombre del gran capital.

«Luchar por la semilla para nosotras es luchar contra el capitalismo porque realmente estamos en guerra con el sistema capitalista que nos quiere arrebatar lo que es nuestro y la semilla es el patrimonio de los pueblos, nuestra cultura, nuestra forma de vida, de hablar, nuestro idioma», declaró Amarilla.

Y ese cuestionamiento sobre cómo vivimos y generamos herramientas para hacer frente a este entorno hostil, y lograr poner la vida en el centro, es el objeto de trabajo de Colectivo CALA, que insiste en que existen diferentes modelos de vida sostenible.

«Para nosotras la sostenibilidad de la vida no puede separarse de esa visión de la interdependencia y la eco dependencia estamos más unidos que nunca y dependemos del ritmo y de la vida del propio planeta. Entendemos que no solo hay una sostenibilidad de la vida y no solo hay un modelo entonces intentamos transitar de manera activa, consciente y desde el trabajo comunitario y de lo común«, dijo Laura Palomo, educadora social y antropóloga de Colectivo CALA.

Laura Palomo, Colectivo CALA

Semillas que transforman

La visión de «colectivo» también fue de relevancia frente a la resistencia de las mujeres, para ello CALA da especial valor al reconocimiento y el respeto del otro sobre sus saberes, pero sobre todo en poder replicar esas buenas prácticas a nivel personal y organizativo.

«El respetar el buen clima, saber y recibir y hacer críticas, cuestionarnos los equilibrios de poder del equipo, tener un poco en cuenta esta variedad es lo que hace que el grupo, el equipo pueda trabajar y vivir«, explicó Palomo, que agregó que muy a pesar de todas estas prácticas el «conflicto es intrínseco a la vida» por lo que hay que estar preparados para hacerle frente.

En ese sentido, Cristian Guzmán de Nicaragua, pone de relieve la importancia de fomentar el empoderamiento ideológico y económico desde el poder expresar «quiénes somos, dónde estamos y qué hemos hecho para centrarnos en la sostenibilidad de la vida».

«Son estrategias enlazadas para poner en el centro la vida…estamos claras que solitas no lo alcanzamos. Estamos claras que hacemos acciones colectivas y que podemos hacer transformaciones y apostar por otro modelo alternativo, nuestras vidas y todo lo que hay en el ecosistema, somos como semillas criollas que apostamos a transformar la realidad en la vida de las mujeres campesinas«, replicó.

Por su parte, Alicia Amarilla de Conamuri en Paraguay, reconoció «lo difícil» que fue para la mujer campesina reconocerse feminista, pero no dudó en admitir que hoy son parte de este movimiento mundial que lucha por la vindicación de los derechos de las mujeres.

Alicia Amarilla, cordinadora de CONAMURI

«Es un desafío muy grande trabajar y asumir como campesina el tema del feminismo y eso nos llevó a un debate en el que reconocemos que todas las luchas feministas, de diferentes líneas, es un aporte valioso porque sabemos que con el feminismo cambiamos el mundo. Hemos torcido la mano del capitalismos mediante el feminismo, y eso para nosotras nos dice que hay capacidad de articularse con diferentes organizaciones porque el feminismo es un movimiento político», puntualizó.

Durante cuatro miércoles (21 y 28 de octubre – 4 y 11 de noviembre) desde ALIANZADAS el proyecto de Malvaluna que fomenta la ciudadanía global se realizarán Intercambios de experiencias de mujeres defensoras de derechos humanos en Nicaragua, Paraguay y España.

Este proyecto es financiado por la Agencia de Cooperación Extremeña para el Desarrollo (AEXCID).

No dejes de buscarnos en redes: @malvalunaasociacion

Mujeres ALIANZADAS intercambian experiencias

Son referentes y pioneras en la defensa de los derechos por lo que desde Mujeres y niñas ALIANZADAS por la defensa de los Derechos Humanos Universales, el proyecto de educación para la Ciudadanía Global de la Agencia Extremeña de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AEXCID), podrán compartir sus experiencias en una serie de conversatorios que darán inicio el 21 de octubre.

La jornada girará en torno a una exposición de la experiencia de lucha de las mujeres por la defensa de los derechos humanos en Extremadura (España), Nicaragua y Paraguay en torno a la ruralidad y sostenibilidad de la vida; una mirada feminista en los procesos de memoria histórica; juventud y feminismo, y sobre la migración con perspectiva feminista y de derechos humanos.

Desde la Asociación de Mujeres Malvaluna que ejecuta el proyecto ALIANZADAS externan que las acciones pretenden “visibilizar a las mujeres como lideresas sociales rellenando el vacío histórico y de reconocimiento al papel de las mujeres como garantes de paz y su implicación en la sostenibilidad de la vida”.

Ruralidad y sostenibilidad de la vida

Las acciones de resistencia de las mujeres rurales para la sostenibilidad de la vida; la defensa de sus territorios, creencias y costumbres ancestrales será compartida, el 21 de octubre, desde la experiencia de tres organizaciones.

Fundación Entre Mujeres (Nicaragua), integrada por feministas lideresas de comunidades rurales expondrán su experiencia en el empoderamiento ideológico, económico, político y organizativo, mediante programas de educación formal y no tradicional, derechos sexuales y reproductivos, lucha contra la violencia, acceso a tierra y diversificación productiva bajo un enfoque de forma sostenible de vida para adultas y jóvenes.

Conamuri (Paraguay), organización de mujeres campesinas e Indígenas, compartirá información sobre la organización de comités de producción y pequeñas asociaciones que tienen presente en 12 departamentos de ese país, acciones que surgieron ante una necesidad de articular las reivindicaciones y propuestas de las mujeres.

Mientras el Colectivo Cala (Extremadura-España), un colectivo alternativo de aprendizajes nos introducirá en nuevas formas de aprender, abordar, funcionar y regular los conflictos, pero además de promover otro tipo de valores que tienen que ver con la autonomía, la cooperación, la creatividad, la implicación y la disposición al cambio.

Mirada feminista en los procesos de memoria histórica

Las mujeres como constructoras de procesos, historias y cambios mediante su constante búsqueda de la justicia, reparación y no repetición centrará el segundo intercambio pactado para el próximo 28 de octubre.

AMA y No Olvida Museo de la Memoria contra la Impunidad (Nicaragua), en la voz de Emilia Yang, compartirá su experiencia de resistencia desde este espacio virtual que se construyó con el objetivo principal de “contribuir a dignificar a las víctimas del Estado de Nicaragua a partir de abril 2018” cuando una protesta pacífica terminó con la vida de más de 300 personas ante la repuesta violenta del Estado, señalado de cometer crímenes de lesa humanidad por parte de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Nuestra, Candela Chaves (Extremadura), quien es coordinadora del Proyecto para la Recuperación de la Memoria Histórica de Extremadura, nos hablará sobre el proceso de “Recuperación de la Memoria” de los acontecimientos relacionados tanto con la Guerra Civil española de 1936-1939 como con la posguerra y la dictadura franquista que, por distintas causas, han sido relegados al olvido y en los que ella, junto a un equipo de expertos, se encuentra trabajando.

­­­­Juventud y Feminismo

La voz de las mujeres jóvenes feministas sus apuestas y luchas en un mundo “adultista” será el hilo conductor del intercambio planificado para el 04 de noviembre desde organizaciones con amplia experiencia en el trabajo de empoderamiento a adolescentes y jóvenes.

Presencia Joven (Paraguay), una organización de adolescentes y jóvenes que trabaja por la defensa de los derechos sexuales y los derechos reproductivos, así como de participación desde un enfoque de Derechos Humanos y perspectiva de género, y diversidad sexual compartirá su experiencia desde hace once años.

Las Malcriadas (Nicaragua), un movimiento de jóvenes feministas que, desde Nicaragua y del exilio forzado, hablaran sobre su experiencia en la lucha del pueblo nicaragüense para alcanzar justicia, libertad y democracia.

El Consejo de Juventud (Extremadura), el Consejo de la Juventud de Extremadura (CJEx), lugar de encuentro de las entidades juveniles de la comunidad autónoma expondrá sus vivencias, logros y alcances en el trabajo que vienen realizando desde 1985.

Migración con perspectiva feminista y derechos humanos:

Y para finalizar la jornada de intercambios, el 11 de noviembre, cerraremos con la intervención de mujeres defensoras de los derechos de las migrantes que representan organizaciones comprometidas con la movilidad humana desde una perspectiva de derechos humanos.

Edith Espínola (Sedoac- España), una mujer poderosa que desde Sedoac cuestiona la desigualdad laboral que deja a miles sobreviviendo en condiciones de semiesclavitud, en especial a las mujeres migrantes en España, y Europa, planteará la situación actual de este sector frente al Covid-19y el sistema legal español.

La lucha de Alianza por la Solidaridad (Extremadura), por la articulación de marcos legales y vías para que las personas puedan migrar de forma segura y la eliminación de la violencia que se produce en estos procesos migratorios en el origen, el tránsito y el destino será eje de su ponencia.

La periodista y activista, Maryórit Guevara (Nicaragua),  miembro del Movimiento Feminista de Nicaragua y directora del medio digital www.lalupa.press compartirá su experiencia de movilidad humana desde una perspectiva de género y de derechos humanos.

Todas las sesiones de la jornada de intercambios se realizarán a las 18 horas (horario de España) y son de acceso libre y gratuito, pero habrá que inscribirse en el siguiente enlace: https://forms.gle/trY6oKon5pxAZLPD8

Estrategia: Educación para la Ciudadanía Global

Desde la Asociación de mujeres Malvaluna contamos con una visión internacionalista del feminismo.

Malvaluna, desde su trabajo en Educación para la Ciudadanía Global, cree en el establecimiento de redes de mujeres sin fronteras para producir cambios en la sociedad global.

En colaboración con otras organizaciones feministas de distintos países se formulan acciones tendentes al empoderamiento de todas las mujeres del mundo.

Llevamos varios años trabajando con la Agencia Extremeña de Cooperación Internacional al desarrollo, llevando a cabo proyectos de sensibilización en el ambito de la Educación al Desarrollo anteriormente y la Educación para la Ciudadanía Global en la actualidad. 

Para continuar avanzando y marcando el trabajo que desde Malvaluna se esta desarrollando en la Comunidad Autónoma de Extremadura queriamos presentaros la ESTRATEGIA DE EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA GLOBAL. 

Desde la ASOCIACIÓN DE MUJERES MALVALUNA se cuenta con una Estrategia que guia las acciones enfocadas a la Educación para la Ciudadanía Global a desarrollar en la Comunidad Autónoma de Extremadura y que permiten enfocar las acciones que en la materia se desarrollan desde la entidad.

Este documento interno de trabajo presenta a la Asociación, la visión de Malvaluna en relación a la EpCG y  los ejes estrategicos en los que se centran los proyectos a desarrollar en el area de Educación para la Ciudadanía Global entre el 2020-2022.

Los ejes estratégicos que marcan el presente documento son:

  • Derechos humanos
  • Feminismo
  • Interculturalidad

 

A continuación os dejamos el enlace al documento:

 Estrategia EpCG

Documental: “Creciendo juntas desde nuestras raíces”

El documental “Creciendo juntas desde nuestras raíces” muestra el testimonio de 10 mujeres implicadas en entidades sociales en el marco de las manifestaciones feministas del 8 de marzo de 2020.

Las puertas de sus organizaciones y de sus proyectos conjuntos se abren, descubriendo dos realidades mundiales: el feminismo como movimiento integrador y la movilidad humana como una acción global.


El documental “Creciendo juntas desde nuestras raíces” es una pieza de comunicación de la campaña del mismo nombre liderada por la Agencia Extremeña de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AEXCID) de la Junta de Extremadura y la agrupación Feministas Cooperando, integrada a su vez por la Asociación de Derechos Humanos de Extremadura (ADHEX), Fundación Anas, Asociación Malvaluna, Fundación Mujeres y Mujeres en Zona de Conflicto (MZC).

La asistencia técnica ha estado a cargo de Asociación Extremeña de Comunicación Social (AECOS).

Diversas contra la violencia

Campaña de sensibilización organizada en alianza: Agrupación Feministas Cooperando y la Coordinadora Extremeña de ONGD.

«Se trata de un vídeo colaborativo, en el que han participado más de 30 mujeres, extremeñas y de diferentes lugares del planeta, donde exponen brevemente cuál sería su propuesta para acabar con la violencia de género. Este vídeo se enmarca dentro de la campaña #DiversasContralaViolencia, organizada en alianza entre la agrupación Feministas Cooperando y la Coordinadora Extremeña de «.

La campaña #DiversasContralaViolencia busca sensibilizar a la sociedad civil sobre el papel que todas las personas tenemos para contribuir a la eliminación de la violencia de género. A través de un video donde más de 30 mujeres extremeñas y de otras partes del mundo exponen sus ideas dan lugar a un conjunto de propuestas para acabar con la lacra de la violencia de género. Nos recuerdan también que esta violencia la sufren las mujeres solo por el hecho de ser mujer atacando directamente a los derechos humanos de las mujeres.

Así en vistas al próximo 25 de noviembre, día en que se reivindica la eliminación de la violencia de género contra las mujeres, queremos compartir esta campaña para llegar a más personas e invitaros a que os suméis a la reflexión que inician estás mujeres diversas.

El vídeo se puede visualizar en el siguiente enlace:https://youtu.be/Qp7SekW6vsk

Esta campaña es fruto del trabajo de la Coordinadora Extremeña de ONGD y la agrupación de organizaciones Feministas Cooperando que está conformada por la Asociación de Derechos Humanos de Extremadura (ADHEX), la Fundación Anas, la Asociación Malvaluna, la Fundación Mujeres y Mujeres en Zona de Conflicto (MZC).

Desde la Asociación Malvaluna, os animamos a  difundir el vídeo y compartir vuestras propuestas usando el hashtag: #DiversasContralaViolencia

Programa CUIDA: Talleres de reducción del estrés

Introducción: El Programa CUIDA es una iniciativa de la Fundación de Educación para la Salud (FUNDADEPS) desarrollada con el apoyo del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y en colaboración con Psicólogos sin Fronteras Madrid, ESSAT (Escuela Superior de Auxiliares Técnicos), Malvaluna, Aspadir, Con o sin Diván, Asdigua y AFANNES Toledo. El programa ofrece cursos de formación y talleres de reducción del estrés dirigidos a personas cuidadoras.

Desde la Asociación Malvaluna, queremos ofrecer los talleres de Reducción del estrés, principalmente a mujeres cuidadoras.

Fundamentación

La mayor parte de las familias en nuestro país se hacen cargo de cuidar a su o sus familiares que están en situación de dependencia, cuidando de manera informal y sin apoyo, ni siquiera de los servicios sociales. Si bien las familias cuidan a través de la búsqueda de diferentes estrategias, como podría ser en algunos casos combinar el cuidado informal con el profesional, la gran mayoría de los hogares tiene la estrategia clave de que sea una mujer la que se encargue de los cuidados. La cuidadora informal tipo es una mujer de unos 55 años, hija o esposa de la persona cuidada y sin empleo, o con empleo precario, dedicada a los trabajos del hogar (un porcentaje menor de las desocupadas dejaron su empleo por cuidar).

Más allá del perfil de la cuidadora, debemos destacar el hecho de que, a pesar de los cambios sociales producidos en nuestro país desde hace unos años, tales como la presencia indiscutible de la mujer en el mundo del trabajo y en el ámbito público, la proliferación de modelos de familia diferentes, etc. más del 80% de las mujeres se encargan de los cuidados informales de un tercio de la sociedad. Y, al contrario, aunque se está produciendo, todavía no parece ser significativo el porcentaje de hombres que se ha incorporado al ámbito de los cuidados de forma individual, si no es a través de sus cónyuges o familiares mujeres, principalmente como “ayudante extra” o como persona subsidiaria de cuidados.

La idea clave es que los cuidados informales son esenciales para que la(s) sociedad(es) se sostenga(n), porque todas las personas necesitan ser cuidadas a lo largo de sus vidas, aunque haya momentos en los que los cuidados de cada persona deban ser más intensivos (como por ejemplo, los momentos de las personas en situación de dependencia) y son las mujeres en su mayoría las que están encargándose de las responsabilidades y el trabajo de cuidar.

Esta tarea es tan valiosa para la sociedad, porque permite que la vida se sostenga aunque permanece invisible e infravalorada. Además, existe un reparto de la responsabilidad del cuidado injusto y desigual, que hace que sean las mujeres las que asuman la carga casi total de cuidados de las personas de la sociedad, asumiendo también casi en exclusiva las repercusiones negativas que recaen sobre ellas.

Justificación

Las personas cuidadoras, en general presentan a largo plazo, una agravación de su propia salud, en detrimento de la dedicación y cuidado hacia otras personas, esta sintomatología es reflejada en mayores niveles de depresión y ansiedad, estrés y frustración, fatiga frecuente, dolores musculares, dolores de cabeza frecuente, etc., por señalar solo algunas de las consecuencias, y con una percepción en la pérdida de capacidad para cuidar adecuadamente de su propia salud.

Nuestra propuesta de trabajo se centra por lo tanto, en la necesidad de intervenir con una óptica multidimensional, en los factores que intervienen en la calidad de vida de las mujeres cuidadoras y que tienen un impacto sobre su salud, con el objetivo principal de mejorar la calidad de vida en sus tres esferas, física, social y emocional, aprendiendo conjuntamente herramientas de autocuidado desde la perspectiva de género y minimizar las problemáticas derivadas de las tareas de cuidado.

Colectivo de Atención

Cuidadoras familiares de personas dependientes y potenciales cuidadoras (que ya estén realizando apoyo o llevando a cabo alguna tarea de atención

Objetivos

Orientación, acompañamiento y apoyo a distintos niveles de intervención (informativo, formativo, psicológico) y de activación personal y social, a través del cual se pretende mejorar, desde la perspectiva de género, la calidad de vida de las mujeres cuidadoras

Los objetivos específicos del taller son:

  • Promover el análisis crítico de la realidad social y de las desigualdades de género, en especial en lo referente a los cuidados.
  • Visibilizar y poner en valor la aportación de las personas cuidadoras, en concreto la de las cuidadoras familiares, así como los costes que cuidar implica para ellas
  • Mejorar las herramientas de auto-cuidado, el cuidado mutuo y la planificación y disfrute del tiempo propio de las personas cuidadoras.
  • Reducir el estrés y la ansiedad como consecuencias del cuidado

Metodología y Contenidos

La metodología se plantea como un espacio de reflexión y de compartir experiencias, donde el diálogo, la comprensión, empatía, el respeto y la escucha sean una base en el desarrollo de los talleres, propiciando un clima de confianza y confidencial entre todas las participantes.

Contenidos del taller:
– Las características y habilidades de la persona que cuida.
– Las consecuencias del buen cuidado.
– Habilidades sociales (comunicación, resolución de conflictos)-
– Motivación y autonomía.
– Técnicas de relajación, manejo del estrés

Para inscribirte en los talleres, PINCHA AQUÍ