Comparte en

Parecía que si no por convencimiento, sí al menos por pudor político, los partidos políticos, a excepción de la ultraderecha, habían asumido como propio el objetivo de erradicar la violencia contra las mujeres. Un espejismo.

Este #25N: Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, el PP y Ciudadanos han vuelto a sus esencias. El PP negando la existencia de la violencia machista y sus terribles consecuencias para diluirla en un marco global contra todas las violencias sean del tipo que sea.

Ciudadanos manifestando sin pudor, por  boca del Alcalde de Badajoz, estar en contra de abolir la prostitución “si esta es libre”. Como si la prostitución no tuviera nada que ver con una de las formas más horribles de violencia machista, con  la perpetuación de un  modelo de sociedad que cosifica a las mujeres, que las considera mercancías al servicio de los dominantes.

Hablar de libertad en la prostitución es un sarcasmo.

Las mujeres están en la prostitución porque no encuentran  espacio en el mercado  laboral,  porque se encuentran en situación de vulnerabilidad o directamente porque son víctimas de trata de personas con fines de explotación sexual.

Las instituciones, los partidos que las gobiernan no pueden seguir siendo cómplices ni de la negación de la existencia de la violencia machista ni tolerantes frente a la prostitución y al negocio del sexo y el proxenetismo.

Desde Malvaluna exigimos una rectificación al PP y a Ciudadanos, que pidan disculpas a todas las mujeres que sufren violencia machista en cualquiera de sus formas y pongan en marcha en los ayuntamientos que gobiernan acciones contra la violencia machista y  contra la industria del sexo. 


Comparte en